El Guerrero Interior y el Animal de Poder, experiencia

El guerrero interior y el animal de poder

Era mi primera experiencia con el Cacao Sagrado y la Respiración Pneuma, no tenía miedos ni tampoco grandes expectativas ya que yo había tomado Cacao muchas veces en mi vida y también había accedido a estados ampliados de conciencia en otras ocasiones aunque con otras técnicas. Pensaba, y eso me parecía estupendo, que sería, con suerte, algo parecido a mis otras experiencias pero lo cierto es que no fue así: no tuve visiones ni ensoñaciones, fue una experiencia de otra naturaleza que me resulta difícil expresar con palabras pero lo voy a intentar.

Kokopelli 111

A nivel físico noté tensión en el cuerpo a los pocos minutos de empezar la sesión y a nivel emocional un aumento considerable de la sensibilidad; me entraban ganas de llorar pero no de tristeza o dolor, creo más bien que era para liberar la tensión emocional. Entonces la música (creo que maravillosamente escogida; gracias Rafael) me "tomó a su cargo" y me "invitaba" a moverme de una forma que no había experimentado nunca en mi vida: una, llamémosle danza, brotaba de mi interior como una necesidad; cada vez me movía con más fuerza.... No sé explicarlo mejor pero "algo" (¿yo?) se estaba expresando a través de mi cuerpo......y se estaba expresando "ALTO Y CLARO".....solo se me ocurre definirlo como una" conjunción" de la música, la tierra y yo.

No sé cuanto duraría ese estado de ¿trance? pero yo paré cuándo ya no podía más; estaba físicamente agotada. Entonces empecé a atender otras sensaciones más sutiles....sentía que allí había algo más, algo especial. Miraba a los demás miembros del grupo tratando de sentir e identificar las energías que cada uno aportaba pues pensaba que lo que sentía provenía de ellos ó ¿quizás era la energía del Cacao en su calidad de planta sagrada?..... estaba inmersa en esas conjeturas cuándo sentí una ráfaga de viento y pensé: que agradable; Rafael nos está abanicando.....luego otra ráfaga y pensé: alguien se ha movido cerca de mi...habrá salido de la sala. Luego más aire y me pregunté: ¿han abierto las ventanas?..... y entonces recordé que el aire es el elemento asociado al arquetipo del guerrero y sentí por un buen rato una brisa que me abrazaba.....sentí tanto cariño que lloré de agradecimiento: el "abuelito Wayra" ( es así, con el respeto y el cariño de un abuelo, como me gusta tratar al aire) se estaba haciendo notar y me estaba saludando......por supuesto comprobé que las ventanas seguían cerradas.

Aún era temprano y la mayoría de los asistentes seguían metidos en la sesión pero yo no quería buscar otras sensaciones..... quería disfrutar lo que había vivido y me dispuse a dar las gracias por ello a TODO (me sería muy difícil ser más explícita) lo que lo hizo posible.

Después hicimos una puesta en común de lo que habíamos vivido todos los que allí nos reunimos y pude comprobar que todos aportamos algo diferente.

En fin, quiero manifestar y compartir que salí muy contenta y enriquecida de la sesión y con ganas de continuar ahondando en este conocimiento/arte/medicina que tanto me ha aportado desde mi primer contacto con el Chamanismo hace ya cuatro años.

Entradas recientes