El Guerrero Interior y el Animal de Poder

Con Respiración Pneuma y Cacao Sagrado

Rafael Navarro

Conferencia de presentación, 19 de Octubre, 20.15 h. en Espacio Ronda.

Primer taller: el Guerrero Interior y los Animales de Poder, Domingo 23 de Octubre, 10 a 20 h., en Boadilla del Monte.

Reservas y más información 670431064 e Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Contenidos:

Para ver el programa completo de Chamanismo Esencial, pulsa en esta línea.

Descripción del Taller

Es un taller práctico, destinado a que experimentes directamente tu animal de poder y el arquetipo del guerrero interior. Está diseñado para que sea accesible a todo aquél que quiera conocer más sobre Chamanismo por medio de los Estados Ampliados de Conciencia y que desee sanar su cuerpo y poner luz y bases en su desarrollo personal y espiritual.

Dura un día, de 10 de la mañana a 20 h en la tarde, normalmente en Sábado, lo hacemos en un sitio privilegiado, tranquilo y bello, en Boadilla del Monte.

Primero hacemos una introducción al trabajo del día, en este caso a los animales de poder, el guerrero interior y el elemento aire, tres aspectos del arquetipo. Comenzamos los talleres con una primera experiencia práctica de purificación ritual y activación energética, con música y movimiento corporal, lo que permite abrirnos y disponernos para el viaje interior. La experiencia central se da con la Respiración Pneuma y la toma de Cacao Sagrado; la conjunción de ambas técnicas propicia una apertura de conciencia que da lugar a un viaje interior seguro y a la vez profundo. El día se cierra con una integración en grupo y una asignación de trabajo personal durante el mes que se complementa con artículos de lectura.

Para participar en el taller se requiere una entrevista previa telefónica; puede participar cualquier persona: si tienes alguna enfermedad diagnosticada o estás en tratamiento médico es necesario que nos informes antes.

El Guerrero Interior

El Guerrero Interior representa el poder y la verdad; el poder de realizar el camino sagrado: chamánico, el viaje del héroe, el proceso iniciático, de conocimiento interior y de transformación profunda. Vivir nuestra conexión espiritual y nuestro linaje de fuerza y poder es una experiencia que puede transformar tu vida. El camino del Guerrero implica la presencia contínua, de distinguir la verdad de lo falso, especialmente en nosotros, y de iniciar la batalla interior contra uno mismo. Es una vivencia profunda y real, en la que el encuentro con el animal de poder es otro aspecto fundamental, como aliado.

Guerrero Aguila

EXPERIENCIA:  EL GUERRERO INTERIOR Y EL ANIMAL DE PODER

Por la mañana, en el proceso de búsqueda de mi animal de poder, me costó centrarme. Siempre que me dicen que voy a tener que visualizar algo me bloqueo pensando que no tengo facilidad para ello. Así que cuando seguí las indicaciones estuve un buen rato vagando por mi mente a la busca de un camino sin encontrarlo.

Finalmente, un indígena apareció ante mi en una extraña postura de impavidez mirándome sin moverse en la selva. No sabía qué quería, pero pensé que quizás pudiera guiarme. Y así fue. Caímos en un profundo “tobogán” de agua, barro y plantas como en las películas de aventuras hasta dar en una cueva detrás de unas cataratas. Después de atravesarlas apareció una gran explanada de piedra que formaba parte de un acantilado que acababa en un lago. Ese era el supuesto sitio en el que yo tendría que encontrarme con mi animal de poder, pero allí no parecía haber nadie. Me esforcé para ver algo con sensación de desconcierto hasta que de la nada apareció, no sé si era un águila o un halcón, que me dijo algo como: “mira que eres pesada, si sabes desde siempre cual es tu animal de poder.” Y así es, en efecto, porque así lo he soñado muchas veces. Pero cada uno arrastra sus tonterías… Le hago la pregunta requerida acerca de si tiene algo que decirme. “Vuela” es su respuesta, pero ya me ha agarrado como a un pelele cuando llega el tiempo de volver con el toque de a rebato de Antonio.

Por la tarde llega el tiempo de la respiración pneuma y Rafael nos prepara con sus explicaciones. No siento ningún miedo ni prevención y estoy deseando sumergirme en ello aunque me cuesta creer que sólo a través de respirar y de una música por buena que sea vaya a entrar en un estado de conciencia alterado. Desde luego no será por que no lo vaya a intentar.

Me pongo a respirar como una locomotora, sin parar, a la vez que una música impresionante suena en toda la sala. Tengo la suerte de estar al lado de los tambores de Antonio y oigo su propia respiración fuerte como la de Toro Sentado. Pienso que yo no me voy a quedar atrás y le sigo en intensidad y frecuencia tumbados como estamos todos.

Estoy tan concentrada en ello que no me permito un instante de distracción para no perder la intensidad. Al cabo de muy poco noto mis brazos como si fueran auténticas baterías. No los puedo mover o no deseo hacerlo. Es como si los tuviera enchufados, especialmente el derecho. Ese es mi lado “malo” y en el que suelo tener dolores. La sensación no es exactamente agradable, pero me doy cuenta de que vibra con algo y de que la música tiene algo que ver con ello. Sigo respirando con toda la intensidad que puedo hasta que decido bajar un poco el ritmo porque noto que mi cuerpo ha entrado en una “dimensión distinta” y que se ha “abandonado” al vacío casi por completo. He conseguido soltar las tensiones y entrar en un estado meditativo. La música, en ese tramo de cantos indios, es como si me perteneciera. O más bien al revés, yo le pertenezco. Es como si la conociera de toda la vida y la canto con ellos con gran sentimiento.

El indio que estaba en la selva por la mañana es ahora un indio americano de las verdes praderas y que soy yo de alguna manera. Es muy viejo, está a caballo y lleva esperándome todo este tiempo.

Mientras lo iba comprendiendo y fundiéndome con él, he pedido a todo lo que allí había poder estar más presente en mi corazón, pues soy muy dada a enredarme en la cabeza. En ese momento he notado una gran sensación de plenitud en el pecho y me he fundido en la figura del indio alcanzando una gran paz.

Al formar parte de su cuerpo he sentido una enorme pena y he empezado a llorar con una tristeza y un dolor incontenibles. Lloraba por todo lo perdido y por todo el daño. Pero el guerrero indio no quiere que llore por lo perdido ni quiere el dolor a pesar de las vastas llanuras de desolación que hay delante de nosotros. Me dice que siempre hay belleza a pesar de todo y me invita a galopar con él para sentirlo. En ese momento nos fundimos con todo lo que hay, con el caballo y su movimiento, con un puma cercano y el águila al lado y todo el paisaje se convierte en un movimiento único que se desplaza conjuntamente en una sensación única y gozosa.

En un momento dado de todo el proceso, creo que al tomar conciencia del indio y al hablarme él, mis brazos han dejado de dolerme y he tenido un gran sensación de sanación.

Ha sido realmente una experiencia increíble por la que os estoy enormemente agradecida.

Los Animales de Poder

 El animal de Poder es una experiencia interior directa y "real", aunque subjetiva, no es imaginada. Durante el viaje interior se pueden vivir distintos tipos de experiencias relacionadas con uno o varios animales que bien se muestran, acercan, nos agarran, comen o montamos, o nos transformamos en ellos. Son vivencias directas y transformadoras, en las que nuestro Ser, nuestra Verdad, se nos muestra con el poder y las características de un animal. Estos encuentros marcan un antes y un después en nuestra vida y dan dirección a nuestro trabajo interior y a la recuperación del poder perdido y ahora reencontrado.

EXPERIENCIA:  LOS ANIMALES DE PODER

Escribo estas palabras después de que hayan pasado dos días desde que trabajé el taller del poder interior. Describo lo que viví y como ha repercutido en los días siguientes.

Suena la música, comienza la respiración, me concentro en la respiración, en la Luz que entra y se expande. El cuerpo comienza a moverse al son de los tambores, se mueve solo, lleva su ritmo, no para, no puedo ni quiero controlarlo, está soltando todo lo que lleva, todo lo que tiene y no es suyo, que se ha ido acumulando y ahora lo suelta, lo suelta envuelto en la música y dejándome llevar. Vibro, salto, todo se mueve, hay una necesidad de limpieza, de liberación, de despojarme de lo que llevo encima y no es mío, que me lo he ido poniendo como algo mío, pero realmente no era así, fue la educación, las circunstancias, la supervivencia a los acontecimientos que viví y me sentí libre de todo.

Después apareció mi animal de poder, el caballo, y me llevó a un poblado indio. Ya había estado allí más veces, en otras meditaciones, pero está vez descubrí que era mi lugar, donde yo había sido feliz, donde mi alma había sido libre, donde vivía de la naturaleza, del amor, del perdón, de la sabiduría y de una sensación de libertad inmensa. Fue un sentimiento de felicidad, de identificarme con mi alma y de darme cuenta que estaba en mi origen. Era mi alma la que se sentía feliz, era una sensación de plenitud, de bienestar y de felicidad muy bonitas que nunca había experimentado. Allí estaba mi verdadero Ser, en contacto con los espíritus. Y eso era lo que tenía que encontrar en esta vida, para volver a identificarme con mi alma en esta vida que me está tocando vivir.

A partir de ahí todo fue inmenso, maravilloso, genial, seguía con la música, volaba, era libre, ya no había ataduras de ningún tipo, ya no me agarraba a nada. Era una sensación de liberación. Bailaba con la música, con el Universo, con bolas grandes de Luz, que recibía y que devolvía de nuevo. Una vivencia difícil de describir con palabras.

Me di cuenta que hasta allí me había llevado mi caballo, el me estaba ayudando a encontrarme, y que él me permitirá ir a más sitios, desconocidos para mí y descubrir más mi alma. Solo está siendo un comienzo.

Apareció un Águila y me dijo que ella también estaba conmigo, que me subiera y que volara con ella. El vuelo fue magnífico, era una sensación real, expandía mis brazos y allí estaba volando y viendo unos países muy hermosos y diciéndome el águila que en la vida es todo relativo, desde allí las cosas se ven de otra manera y que aprendiera de lo que me estaba diciendo. Fue una experiencia única.

Y después apareció el Delfín. Ya había estado con él más veces y me llevo al fondo de los mares, a descubrir los orígenes, a estar con otros seres marinos y a llevarme a lugares mágicos.

Tenía una sensación inmensa de felicidad, estaba siendo todo tan bonito, con un estado de ánimo alegre, disfrutando de todo lo que me estaba sucediendo y dándome cuenta de cómo estaba cambiando mi vida con estas experiencias.

El resultado de todo esto, es que me he dado cuenta que tengo que vivir como lo hacía en la aldea india para ser feliz, vivir aquello en esta vida, con los condicionantes que hay aquí, en la ciudad, con coches, en el asfalto, pero mi Ser sabe que puedo hacerlo, solo hay que coger la esencia de las cosas y ser feliz y teniendo como referencia, las vivencias de aquel poblado, la sabiduría que tenia y que ponía en práctica así como todo el poder interior que llevaba y que llevo ahora en estos momentos, solo me hace falta reconocerme en él, porque mi alma es la misma y el tiempo no existe.

Preparación para la Sesión

Ropa: Recomendamos que traigas ropa cómoda tipo yoga/meditación, de color claro si es posible. Te puedes cambiar en el centro. Ropa suelta y que aporte algo de abrigo.

Comida y Agua: Mejor si comes ligero en el desayuno y has dormido bien la noche anterior. Trae lo que quieras comer durante el día, hacemos una pausa para comer ligero y compartimos la comida. Recomendamos comida ligera vegetariana o si lo prefieres, ayunar durante el día. Trae una botella de agua mineral por comodidad durante las prácticas.

Poco o ningún alcohol y comidas pesadas en los días anteriores y posteriores ayudan a preparar e integrar la experiencia. Tomar bastante agua durante el día es positivo.

Libreta de notas: Trae un cuaderno y boligrafo para anotar tus experiencias.

Colchoneta y manta: En el centro hay esterillas de yoga. mantas y cojines; si quieres traer los tuyos, puede que estés más cómodo.

Coche: Para llegar al centro es necesario ir en coche; si no tienes, nos avisas y te ayudamos a venir con otro participante

Requisitos de Salud: Las prácticas que realizamos son seguras y saludables, pero es importante conocer tu estado de salud y si tomas medicamentos.

Animales de Poder Martina Hoffman


 

Imprimir Correo electrónico