ARQUERÍA TRASCENDENTAL: Una cantidad exacta de Iluminación

ARQUERIA TRASCENDENTAL

Meditar, tirar con arco. La fuerza evocadora de estas palabras lo dice todo, nos remueve hondamente sin decir más, pues se trata de una forma de aprehender la belleza, de convertirla en gesto y en acto, que nos llega a través del tiempo.

Hoy, poca gente discutiría los beneficios de la meditación, pero ¿por qué realizar una meditación en acción? No están en competencia, sino en complementariedad. Y no puedo decir sino lo que es para mí: esencialmente porque expresa esos estados en la realidad tangible, y con paciencia, en la cotidiana, a través de lo que somos: una posibilidad de acción, una posibilidad de hacer tangible lo espiritual. Una flecha al aire.

Arqueria 11

Y ¿por qué el arco? Porque es una herramienta atávica de una increíble fuerza ética y estética y, como diría Jung, conectada al inconsciente colectivo y a los arquetipos, que se expresa de la misma forma que la naturaleza: fractalidad, geometría, vibración y resonancia.

Fe o convicción, belleza, compasión y providencia son el lazo que une en consciencia a todos los arqueros, donde quiera que hayan nacido, en el tiempo que les fuere otorgado, en un instante inmemorial.

Arquería Trascendental es una búsqueda de hoy, de aquí y ahora, una forma de arquería espiritual que trata de expresar nuestra identidad con un código atemporal, de arcos y flechas, como quien quisiera escribir magia, o un poema.

Si crees que todo es espíritu, la nube y el trueno, la lanza y la fuente cantarina, la cueva umbría y la lejana estrella. Navegante, dime, hacia dónde navega el drakar, o aproa sus velas la carabela. Dime Arquero, dime, qué sentido tiene un poema si es el último. Hacia dónde vuela la flecha sin tiempo.

Rafael Marín

 

Una cantidad exacta de iluminación

Por encima de deseos y fantasías, no tendría sentido pensar en una sabiduría estática que nos acerca a nuestra mejor faceta y, tal vez a Dios, a condición de no hacer nada. Por las mismas razones, una meditación estática es solo la antesala de la verdadera meditación, la que acontece en el devenir cotidiano y se expresa a través de nuestros actos. De éstos, acaso como nosotros, todos son relevantes, pero no iguales.

Partiendo del tremendo poder de transformación de que disponemos, de la singular importancia de todo y todos, el arco ofrece un gesto potente, atávico, ligado a las más profundas capas de las psique, que se revela como una herramienta capaz de mostrar puertas desconocidas. Siempre hay momentos brillantes, esclarecedores. El avance es rápido, por la adaptación de conceptos universales al momento y a la cultura, pero el resto, lo importante, pulir la piedra, depende de ti y, como toda iluminación, no es mensurable, ni comparable, es solo tuya.

El primer indicio para seguir este camino, ya que es uno de muchos, es simplemente una atracción estética, ya que ética y estética suelen ir parejas, suele haber una razón. Lo que aprendas, más allá del deporte, cambiará tu mirada, posiblemente te sorprenderá y te servirá en otros ámbitos. Y si toca hondo, podrás proseguir con otros cursos y con el grupo de entrenamiento. El tesoro inagotable, seguirá siendo tuyo.

Arqueria Trascendental 2016

 

Entradas recientes