ARQUERÍA, LA IMPORTANCIA DE LAS ESFERAS

De alguna forma el tiro con arco expande el espíritu. La tensión positiva del vínculo generado con el blanco nutre e irradia desde las esferas y la propia fuerza del gesto, de la postura.

Bajo todas las formas técnicas late un solo estilo, un solo arquetipo, una arquería universal. Lo que se trata en suma, es de ampliar la mayor esfera, de expandir la sensación de tiro sin perder las cualidades de nuestro estilo y en la comprensión de los demás. Conscientes de que a la postre, no es sino una vía técnica para propiciar lo importante. Lo importante es accesible a todos y es universal.

Todas las esferas están presentes en el arquero, cualquiera que sea su estilo, simplemente ha puesto mayor atención en una de ellas en función del tipo de arco, tracción y suelta. De hecho habrían de utilizarse todas dibujando una espiral introspectiva.

Las esferas permiten integrar como un todo coherente una gran cantidad de matices, simplificando el gesto.

esferas 1 da vinci

 

LAS ESFERAS

1. Líneas y esferas del estilo

Hay tres líneas de fuerza y tres esferas dibujadas por el arco y la cuerda, que terminan por formar un ovoide en plena apertura o formas almendradas

2. Esferas del disparo.

Tres esferas concéntricas, definidas desde el eje vertical, tomando como centro el punto central del pecho, también llamado punto crístico. Se dan en todos los estilos, técnicas y culturas, por lo que su comprensión no es definitoria de la técnica, pero si crucial para entender la geometría del disparo y sus componentes espirituales. Son inherentes a la geometría humana y al hecho mismo de montar un arco.

La más pequeña de ellas, del centro o eje vertical a los hombros, define los puntos de anclaje en todos los estilos, desde el final de la mandíbula para dar salida a la flecha desde la comisura de la boca, bien cayendo un poco a la altura de la oreja o poco detrás de ella, o bien cayendo aún más y retrasando un poco más el anclaje a la manera de los yumis o arcos japoneses.

La segunda, de carácter intermediario, unifica todos los estilos pues, definida por los codos de arco y cuerda, alcanza poco más arriba de la cabeza y poco más abajo del coxis.

La tercera, alcanzando la inserción de la flecha en el puente del arco pasa poco más arriba de la altura de las rodillas y sobre la cabeza, de tal forma que habrá la misma distancia del hara a la coronilla, que de ésta al límite superior que dibuja sobre su cabeza.

La primera, inherente a todo sistema, define, como una cadena de tiro, el uso y percepción de la siguiente.

La segunda esfera o intermedia es crucial a la arquería sincrética; la posición y percepción del codo permite, tanto la visualización de tiro, como la perfección técnica de anclaje y suelta, la percepción del eje horizontal, la puntería no intencional, como la activación de la línea de fuerza o esfera definida por arco y codo, esto es: la activación e irradiación desde de la gran esfera.

La tercera esfera cobrará su importancia desde el disparo y tras éste pues permanece vibrando e irradiando, volviendo poco a poco a la normalidad en atención remanente.

La tercera, entonces, ha de alimentarse para producir potencia espiritual al disparo.

Estilo occidental. Esfera pequeña: disparo en anclaje tangente al eje.

Estilo euro asiático. Esfera media: disparo desde la oreja.

Estilo oriental. Esfera grande: disparo en anclaje dentro de la esfera.

Rafael Marín